viernes, 20 de enero de 2012

Jardines y monumentos de Sevilla.


Jardines de las Delicias.
El asistente de Sevilla Don José Manuel de Arjona (1825-1835) entre otras muchas obras útiles y de embellecimiento, hizo trazar en 1830 dos jardines; uno frente al edificio de san Telmo, llamado Salón de Cristina en honor de la última mujer de Fernando VII, y otro en el extremo opuesto, frente al huerto de Mariana, entre la Rotonda del Abanico(Hoy Glorieta de Buenos Aires) y de Eritaña, denominado de las Delicias, y que pronto el pueblo designó por el nombre de su creador DELICIAS DE ARJONA: En 1864 se trasladaron a este jardín, para que sirviera de ornamento a sus avenidas los pedestales y bustos de mármol que se hallaban en la Plaza del Museo y que procedían de los jardines del Palacio Arzobispal de Umbrete.
Jardines de las Delicias. Foto: Francisco Saña (Fototipia) 1891.
 El Puesto de Fernando en el Paseo de las Delicias. Foto:Anónimo (Gelatinohaluro) 1918.
Todas las postales son de la década de 1920.
Perspectiva idílica del Paseo de las Delicias.
Foto: Emilio Beauchy Cano, 1878.
Paseo de las Delicias 1910.
El Rey D. Alfonso XIII paseando por las Delicias acompañado
del duque de Mandas.  1914
Después de su paseo, S. M. se dirigió a la Real Maestranza de Caballería donde se celebró una espléndida fiesta en su honor. El edificio había sido engalanado con exquisito gusto con lienzos cedidos por los maestrantes señores marqueses de Torres, Albentos, Tallartes y el señor Solís. La condesa de Casa Galindo, cedió el mobiliario. El Rey llegó a la una y tras un breve descanso pasaron al comedor. En una presidencia se sentó D. Alfonso y la otra fue ocupada por el duque de T´Serclaes.
Posta 1904, Jardines de las Delicias
Paseo de las Delicias Fuente y Glorieta.
Paseo de las Delicias. Estatua del Dios Pan.
Paseo de las Delicias. Estatua del Niño Gordo.

Paseo de Catalina de Ribera.
Para ampliar el emplazamiento de la Feria, el Real Patrimonio cedió en 1860 al Ayuntamiento de Sevilla, una ancha faja de terreno perteneciente a la Huerta del Retiro, desde la calle San Fernando a la Puerta de la Carne, se derribó la tapia de cerramiento y se levantó la muralla almenada que hoy subsiste. En 1920 se mejoró notablemente al estilo del Parque María Luisa, colocando bancos de azulejos, grandes arriates de mampostería en los paseos laterales, por la calle de San Fernando se hizo una rotonda con bancos circulares con pedestales y jarrones traído del Salón de Cristina y en el centro una fuente circular. Sobre el muro de Alcázar se colocó en 1921 el monumento a Doña Catalina de Ribera, y hacia la mediación del Paseo, en una amplia rotonda, abalaustrada, el de Cristóbal Colón. Dejando a la izquierda los Jardines de Murillo, el Paseo termina en un Pabellón de estilo sevillano labrado en 1921 para estafeta de Correos.
Jardines de Murillo. Paseo y Fuente de Catalina de Rivera.
Fuente de Catalina de Ribera.
Autor del proyecto y director de la obra fue el arquitecto municipal don Juan Talavera y Heredia, inspirado en las fuentes murales de patios sevillanos del siglo XVI. En hornacina figurada aparece en pintura al fresco el busto de la ilustre señora sevillana doña Catalina de Ribera y Mendoza, benemérita fundadora del Hospital de las Cinco Llagas. En el frontón que corona el monumento aparece el escudo de Sevilla. La taza de la fuente, que tiene un frontis con figuras en bajorrelieve, es obra del siglo XVI, y estuvo en la casa de la plaza del Pumarejo, que a principios del siglo XIX ocupó el Asilo de los Niños Toribios.
Postal 1920, Paseo de Catalina de Rivera.

Algunos monumentos sevillanos.
Plaza del Conde de Casa Galindo.
Monumento a Murillo.
Situado en la Plaza donde se halla el Museo Provincial de Bellas Artes, del que recibe el nombre, fue costeado por suscripción nacional, inaugurándose en 1864. El Diseño del pedestal se debe al arquitecto sevillano don Demetrio de los Ríos, esculpiéndose en mármol de Carrara por los artistas Vanelli, Caniparoli y Giemingniani, siendo la escultura fundida en  bronce en París, según el modelo del escultor madrileño Sabino Medina.
Plaza del Duque de la Victoria.
Monumento a Velázquez.
Se levantó este monumento al "Pintor de la Verdad" en la Plaza del Duque de la Victoria (tradicionalmente del Duque de Medina Sidonia), en 1892. El pedestal neoclásico, de sillares de piedra blanca, fue trazado por el arquitecto municipal don Juan Talavera de la Vega, siendo la escultura fundida en bronce en nuestra ciudad, según modelo de Antonio Susillo.
Plaza del Duque de la Victoria.
La historia de esta plaza discurre en paralelo a los avatares que sufrió el palacio de los entonces todopoderosos Duques de Medina Sidonia. La creación y las sucesivas remodelaciones se hacen en función de las obras del Palacio que la dinastía ducal, fundada por don Alonso Pérez de Guzmán El Bueno, decidió establecer en aquel solar, La gran ampliación la recibió de manos del séptimo Duque en el siglo XVI, siendo la más decisiva la que se realizó en el XIX, hasta que fue, impunemente, destruida durante la 2ª dictadura.
En dos ocasiones, 1841 y 1868, toma el nombre de Duque de la Victoria en honra del General Espartero, quien en 1843 sitió y bombardeó Sevilla, por cuya resistencia le valió a la ciudad el título de Invicta y otros honores.
Plaza de Alfonso XII.
Monumento a Daoiz.
Inaugurado en 1889 en la Plaza llamada entonces de Alfonso XIII, hoy de la Gavídia, se levanta sobre pedestal de mármol rojo según la traza del arquitecto municipal don Francisco Aurelio Alvarez, La estatua y los dos bajos relieves con escenas de la heroica gesta del Dos de Mayo, que figuran en sendas caras del pedestal, fueron modeladas por Antonio Susillo y realizadas en bronce en la Fundición de Artillería de Sevilla, así como la verja que rodea el monumento, representando cañones con escobillones cruzados y coronas, enlazados por fuertes cabos.
Monumento a Martínez Montañés. En Avenida Queipo de Llano.
Ante el templo del Salvador donde se guarda la prodigiosa imagen de Jesús de la Pasión, obra cumbre del gran imaginero de la escuela sevillana, Juan Martínez Montañés, se levantó por suscripción pública este monumento debido al escultor don Agustin Sanchez Cid, terminado en el año 1923. 
Consta el monumento de un pedestal rectangular con ángulos achaflanados ocupados por cuatro ángeles en medio relieve, teniendo cartelas de bronce en los frentes. La estatua sedente de Montañés, que lleva en su mano izquierda la figura de una inmaculada de pequeño tamaño, que acaba de tallar, es de una sobriedad y vigor extraordinarios.
Foto: Manuel Albarrán (Gelatinohaluro) 1949.
Plaza y Templo del Salvador.
Vista de la Iglesia Colegiata del Divino Salvador como si de todo un monumento se tratara. La perspectiva conseguida con la calle Villegas a la derecha y la casa que da entrada al patio de las abluciones, a la izquierda, es grandiosa. Se observa la estatua que de Montañés hiciera Sánchez Cid y que, poco tiempo más tarde, se cobijaría bajo el magnolio esquinero y catedralicio de la avenida, volviendo a ser repuesta en la plaza.
Monumento al Cid Campeador.
Erigido en el centro de la avenida de este nombre, se levanta sobre severo pedestal la estatua ecuestre en bronce de Rodrigo Díaz de Vivar, modelada por la escultora norteamericana Anna Hyatt Huntington, esposa del gran hispanista fundador de la Hispanic Siciety of América, y donada por su autora a Sevilla en 1929 con motivo de la Exposición Iberoamericana de esta ciudad, frente a cuya entrada principal fue ubicada.
Monumento a la Inmaculada.
En la Plaza del Triunfo, entre el Alcázar Real y la Catedral, se alza un soberbio monumento, conmemorativo del Tercer Centenario del Voto y Juramento Concepcionista hecho por ambos Cabildos, eclesiástico y municipal, en 8 de Diciembre de 1617,  e inaugurado en igual día de 1918.
Fue erigido por suscripción popular, siendo proyectada su parte arquitectónica por don José Espiau y Muñoz y las esculturas obras de Lorenzo Coullaut Valera. En los cuatro frentes aparecen las del padre jesuíta Juan de Pineda, de Murillo, de Martínez Montañés y de Miguel Cid, todos ellos fervientes cantores del dogma de la Inmaculada en la teología, la pintura, la escultura y la poesía. La figura de la Virgen, de mármol blanco, que corona el monumento, traduce en bulto redondo la imagen que Murillo pintó para el Hospital de los Venerables de Sevilla.
La historia mariana, atestigua que Sevilla ha sido siempre la primera en el amor a María Inmaculada.
Monumento a Sor Angela de la Cruz.
Con la aportación de personas y entidades devotas de la abnegada labor de caridad que realiza la Fundación de las Hermanas de la Cruz, debida a la humilde sevillana Sor Angela de la Cruz (en el siglo Angela Guerrero González), se ha erigido este monumento a la entrada de la calle que lleva su nombre, en el pequeño jardín adosado a la fachada lateral de la Parroquia de San Pedro, la escultura, que se levanta sobre pedestal de no mucha altura y sencillos volúmenes, es obra del profesor de la Escuela Superior de Bellas Artes de Servilla Antonio Gavira Alba. Se inauguro el 6 de Enero de 1966.
Patio del Hospicio de los 
sacerdotes Venerables.
Plaza de Santa Cruz.

7 comentarios:

  1. ¡¡ Manuel !! Si supieras lo que he buscado esa Fuente de Catalina de Rivera y nadie sabía decirme donde podía conseguir una foto de ella

    GRACIAS, GRACIAS. Te esdcribiré sobre ella con más tiempo.
    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría que si tienes algo que aportar sobre esta fuente me lo dijese, porque si tu das permiso, yo estoy dispuesto a publicarlo. Gracias.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Sabes donde estaba ubicada es Fuente?
    Pues en ese lugar hay ahora una circunferencia, del mismo diametrol de la Fuente, sembrado de flores.
    Es una Plazoleta que está cercana al Bar/Restaurante que hay de esquina calle San Fernando/Jardines Catalina de Rivera y AHÍ CREO ESTA ENTERRADA ESA FUENTE. Pues era más económico echarle tierra que desmontarla.
    El motivo de enterrarla, opinión mia particular, que como se caían algunos chiquillos jugando, para quitarse problemas, la quitaron.No se la fecha, pero debe de ser de los años 60

    Hay fotos de actualidad de esa circunferencia florida.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manolo,si lees la presentación que hago debajo del titular:PASEO CATALINA DE RIVERA observarás que hago mención a una rotonda cerca de la calle San Fernando, donde, en 1920 se construyó una fuente circular, a esa, es la que tu te refieres.Era una fuente con escalones descendentes hacia el interior, de estilo sevillano, con surtidor en el centro, sustituida en los años sesenta por un arriate circular.
      La puedes ver en el mismo apartado, en quinto lugar, es la única postal que es en color.
      No tiene nada que ver con la fuente Catalina de Rivera, que es el monumento que la ciudad de Sevilla dedicó a Doña Catalina de Rivera y Mendoza (1921) y que está como ves adosado a las murallas del Alcázar.
      Espero haberte sacado de dudas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Buenas tardes, tengo una duda sobre una de las fotografías que salen aquí.

    Dice en el pie de foto que se trata del Dios Pan.
    Efectivamente comparando esa imagen y su estado actual concuerdan los pedestales.

    Sin embargo, el dios Pan se representa como mitad macho cabrío y mitad humano, estando su escultura actualmente allí.

    ¿He de suponer que la escultura desapareció y se sustituyó por la actual?
    En ese caso, ¿la anterior, dada las diferencias, representaba también al dios Pan?

    Espero su respuesta. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Siento el comentario que acabo de enviar. Haciendo una comparativa buena, me he dado cuenta de que son la misma. Contaba con una mala perspectiva y no conté con el hecho de que la escultura actual está parcialmente mutilada. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo: No hay nada que sentir, todo lo contrario, le agradezco mucho su colaboración, a veces, yo también me equivoco.
      De nuevo gracias por su visita y participación.
      Un abrazo.

      Eliminar