lunes, 20 de marzo de 2017

El último "Bandolero" andaluz.

Los últimos "bandoleros andaluces"
"Pasos Largos"
Pasos Largos en el patio de la prisión. 1916.
(Foto: Garrido y Galindo).
A principios de 1934, en la cárcel de Málaga, donde extinguía una condena, Pasos Largos consintió en relatar sus aventuras al periodista Sánchez-Ocaña.
Cuando se publicó el reportaje, el famoso bandido andaluz estaba ya en libertad, y como la muerte en una cama de hospital le espantaba, se había marchado a la sierra otra vez, a esperar las balas de la Guardia civil.
Los recuerdos en la penumbra de la cárcel, su perfil, era de ave de presa, y sus ojos, unos ojos claro, fríos, crueles, dominaban.
Sánchez-Ocaña, le pregunto:
-¿Que va a hacer usted a la salida de la cárcel?
-Volveré a Ronda -contestó-
-¡Y luego?
-Luego iré a la sierra para buscar una escopeta que dejé enterrada entre dos guijarros, hace ya muchos años......
"Pasos Largos" relatando sus aventuras al periodista Sánchez-Ocaña, en la cárcel de Málaga, poco antes de recobrar la libertad.
Juan Mingolla Gallardo, (a) "Pasos Largos", había nacido en El Burgo (Málaga) el 4 de Mayo de 1873, fue un mito en todos los confines andaluces, y muy temido por sus fechorías como bandolero. El día 18 de Marzo de 1934, después de sostener una lucha feroz, "Pasos Largos" fue abatido por disparos de la Guardia Civil, en la Sierra de Ronda.

Francisco Flores Arocha
Francisco Flores Arocha, el hombre que por resentimientos familiares mato a su cuñada el verano de 1932 en la Fuenfría, se refugió en la Sierra, a la manera de los bandidos legendarios, volvió al cortijo a fines de Noviembre para matar a su primo, a la esposa de éste y a dos niños,  tornó luego a la montaña, sosteniendo una épica y feroz lucha con la Guardia Civil, siendo abatido por disparos de éstos, en la mañana del 31 de Diciembre de 1932.
La Guardia civil descansando, después del rudo combate con los dos bandidos. Sobre el mulo aparece, tendido y sujeto con cuerdas, el cadáver de Francisco Flores Arocha.
El cadáver de Francisco Flores Arocha y la escopeta con que se defendió el criminal, amarrado sobre el lomo del mulo que transportó los restos del bandido al cementerio de Marbella.
El alcalde de Ronda, señor Peinado, ayudando al guardia civil Félix Ochaita, herido en una mano durante el tiroteo.
Teodoro Avelino López, el heroico guardia civil que se destacó voluntariamente  para asaltar el reducto desde le cual se defendían los bandidos, y que pagó con su vida este rasgo de valor y abnegación.

"Pedro Flores"
(El último bandolero)
"Pedro Flores", el sobrino de  Francisco Flores Arocha, a quien la Guardia Civil busca sin descanso en la Sierra de Ronda.
Ya está solo en la serranía de Ronda Pedro Flores, el último bandolero andaluz. Tres años llevan los guardias civiles persiguiéndole inútilmente. ¿Caerá un día como su maestro "Pasos Largos?, ¿logrará defender infinitamente, como lo hizo el famoso Juan el Nene?.
En Ronda, en Igualeja, en Parauta, las gentes dicen que no hay quien acabe con ese hombre. A su casa en plena sierra llegan los guardias civiles, que extenuados, regresaban de intentar darle caza. Los grandes propietarios de fincas, cuentan que pactan con él para asegurarse la tranquilidad. Mientras Pedro Flores dice, que tiene a toda la serranía metida en un puño, ¡que nadie se atreva a cometer un desmán! ¡desgraciado el que intente ir contra su ley!.
Así habían hablado las gentes sencillas del campo y de la montaña, que, por tradición, veneran al bandido de turno cobijado en los altos y ásperos picachos rondeños. Pero una dama de la familia más ilustre del lugar, los descendientes de aquel Capitán Mondragón, que rescató Ronda; mostrándonos la muralla de montañas azules, cuenta que allí siempre ha habido un bandido; unos mejores, otros peores, pero que siempre han pactado con nosotros.
-Es la tradición, cuando un hombre se echa a la sierra, los gañanes de nuestras fincas, los pastores de nuestros rebaños, las mujeres y los niños de los cortijos y hasta nosotros mismos, cuando vamos a visitar las fincas, estamos bajo su escopeta.
En esta cueva a pasado la noche Pedro Flores.
-¡Que van a hacer cincuenta guardias en una montaña que nace en Ronda y va a morir al Mediterráneo! ¡aunque hubiera cinco mil no podría cercar a un hombre medianamente conocedor del terreno!
- No es precisamente un pacto lo que tratamos con él; es algo que también está en la tradición. El bandido no solo respeta nuestras haciendas y las vidas de los cortijeros, sino que, además, las protege, en cambio nosotros no lo delatamos jamás.
-Desde hace siglos -prosigue-, mis antepasados habitan este palacio, que fue del príncipe moro que defendía Ronda; en el patio de  nuestra casa, cubierto por una parra han aguardado, el sombrero, Flores Arrocha y su sobrino Pedro- el que ahora pelea con los civiles- y han estado Pasos Largos , Juan el Nene y casi todos los hombres que ilustraron la tradición del bandidaje andaluz, porque antes de echarse a la sierra fueron honrados gañanes de nuestros cortijos.
-La dama se queda un instante silenciosa.
- Todavía no he visto a Pedro Flores en la sierra -me dice-, pero a su tío, al que mató al cabo Lanzas, si. Un día al lado de las caballerías que nos tenían preparadas en la carretera para subir hasta un cortijo de la sierra, estaba fumando tranquilamente un pitillo.
-¿Que hace usted aquí, Flores? -le pregunté-
-He zabío -me contestó- que la zeñora iba a la cortijá. Y en estos tiempos, como los caminos están que mu malamente frecuentaos, pues he dicho: ea, vamos a acompañarla, no le vaya a ocurrir alguna esaborisión.
- No vino a mi lado por miedo a encontrar alguna pareja en mi sendero. Pero me seguía y me vigilaba, saltando como un corzo entre los riscos. De vez en cuando veía brillar al sol el cañón de su escopeta; Y me sentía tranquila, segura....
La mujer de Pedro Flores, su primo y la viuda del célebre Flores Arrocha, en la "Fuenfria"
Una posada de Ronda; junto al hogar, arrieros, cuatreros, gañanes, y, muy anacrónico, un chofer.
- He visto a Pedro Flores hace unos días- dice este último, que se llama Conde.
-¡A ese no le caza el cabo Lanzas!-exclamó un mozo-. Dicen que lleva un rifle con anteojo para apuntar a distancia.
-¡Silencio!- ordenan los otros.
-Lo he visto en la carretera de Parauta, cuando iba en el automóvil a por mis amos. Se plantó en medio del camino, bien tieso, la escopeta preparada....¡Nunca he parado el coche en tan pocos metros!.
-Se acercó a la ventanilla y me dijo: "Conde haz lo que te voy a decí, si es que quieres conservá la pelleja. Mañana a esta mesma hora, me dejas junto a esas piedras que ves ahí, una botella con agua de Carabaña; yo estaré vigilando, y como vengas acompañao o me quieras tender un cepo, ¡ya sabes lo que te espera!.
Yo estaba muerto de miedo, y para asustarme más había montado el gatillo del rifle. "Le traeré lo que usted me mande"-contesté-, entonces me entregó una moneda de cinco pesetas, diciendo que no quería perjudicar a ningún pobre.
Al día siguiente Pedro Flores encontró la botella de agua de Carabaña, con mala cara como si le doliera mucho el vientre, la bebió hasta la última gota, la estrelló contra una piedra, y desapareció.
Los guardias civiles vigilan las cumbres cercanas desde las tapias de "La Fuenfria", el feudo de los Flores.
Hay en plena sierra, lejos de todo camino, una casa que se llama "La Fuenfria", es el feudo de los Flores. Es preciso seguir, para llegar a este lugar, varios kilómetros por el fondo de un despeñadero; luego se desemboca a una breve planicie rodeada de picachos casi inaccesibles, en el centro de la cual hay una pequeña casa, casi un refugio de montaña con un diminuto corral donde gruñen media docena de cerdos.
Una pareja de guardias civiles, que desde hace tres días está en la sierra tratando de averiguar el paradero de Pedro Flores, vigila las cumbres desde la cerca del cortijo. Sus uniformes están desgarrados, sus botas, deshechas. La sierra no se deja vencer fácilmente.
Una mujer enlutada sale de la casa, y al vernos vuelve a entrar precipitadamente. Es la viuda de Flores Arrocha, el que murió bajo el fuego de la guardia civil. Luego, aparecen dos hombres, con las manos en los bolsillos, retadores, nos contemplan. Los guardias vigilan, con el fusil preparado -son primos del que se ha echado al campo-nos dicen-; estos harán lo mismo cuando el otro caiga, o tal vez, antes. Y, por último, sale una mujer, también enlutada, que sostiene en sus brazos una criatura de corta edad, -es la mujer de Pedro Flores-dicen los guardias-. No quieren saber nada de nosotros, en sus ojos brilla un deseo de venganza. El niño que tiene un año escaso, no puede ver un tricornio, sin echarse a llorar furiosamente.
-Mis hijos, pelearan con ese chaval- murmura el guardia, contemplando el chiquillo, que se esconde entre los brazos morenos de la madre.
Junto a la tapia de "La Fuenfria", la mujer de Pedro Flores, con su hijo en los brazos, ve como se marchan los guardias civiles que han estado persiguiendo a su marido.
En Igualeja, en Parauta, los chiquillos se reunen para comentar las hazañas del bandido que lucha en la sierra.
Prepararle una emboscada es imposible, en los pueblos nos conocen, saben cuantos somos y donde estamos; todos son espías que observan nuestros actos: los hombres, las mujeres, los chiquillos.... lo único que nos puede hacer con él, es una delación, y a esto nadie se atreve, ya que los hombres de "La Fuenfria" se encargarían de vengarles inmediatamente.
Nosotros seguimos cumpliendo con nuestro deber, aunque sin resultado alguno; vea usted como estamos, que hace tres días que no sabemos de nuestras mujeres y de nuestros hijos, que dejamos abandonados en pueblos donde lo menos que nos desean a todos, es la muerte. Buscar a un hombre en la sierra de Ronda es, como buscar una aguja en un pajar. Somos algo así como los protagonistas de una corrida de toros, de un gran espectáculo presenciado apasionadamente por veinte pueblos. Se echa un hombre a la sierra, y unos cuantos guardias a perseguirle ; ¿lo cogerán?, ¿no lo cogerán?, y cuando muere alguno, un guardia o un bandido, en seguida sale otro a reemplazarle. Y el espectáculo continúa.
Fuente: Reportaje firmado por L. G. de L. de un periódico original, de 1935; y documentación propia.

76 comentarios:

  1. Una excelente entrada documentada con rigor acompañada de unas imágenes para la historia. Bandoleros, sierras y paisanaje que darían para más libros, películas y series por su exotismo cultural. La mención al agua de Carabaña me ha llamado especialmente la atención pues hace poco visite esta localidad famosa por sus aguas. Un gran saludo Manuel.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Manuel,

    me he quedado alucinada con toda la documentación que conoces sobre el pasado de Andalucía.

    Después de leer tu post, me queda una pregunta incesante en mi alma ¿crees que esos bandoleros si hubieran tenido medios hubieran podido ser otra cosa? Porque hay gente que es mala por naturaleza, otra por ignorancia.

    ¡Feliz semana!

    UN abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una entrada muy curiosa y bien documentada. La figura de los bandoleros andaluces siempre ha tenido una cierta pátina de romanticismo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Madre mía, que vidas tan tremendas!
    Un post documentadisimo, como siempre, y que nos permite conocer mejor el pasado de nuestra tierra.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Manuel! Me ha parecido muy curiosa y amena esta entrada tuya de los bandoleros. La verdad que es algo curioso. Me ha encantado.

    Te mando un beso. ¡Buenas noches y que tengas felices sueños!

    ResponderEliminar
  6. Hola Manuel, como siempre un placer recorrer de tu mano los reportaje que nos ofreces, en esta ocasión uno muy atractivo sobre estos dos bandoleros.
    Una vida dura sin duda, e interesante para el que lo ve desde fuera, seguramente por la influencia de las películas que sobre estos temas se han hecho. No he podido por menos que recordar la serie de Curro Jiménez que a mi particularmente me gustó mucho.
    Un placer y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Excelente trabajo, muy interesante.

    Gracias

    ResponderEliminar
  8. Magnifico este registo histórico muito bem elaborado.
    Gostei das fotografias.
    Um abraço e boa semana.

    Andarilhar
    Dedais de Francisco e Idalisa
    Livros-Autografados

    ResponderEliminar
  9. Hola Manuel, excelente reportaje y bien documentado. Me recuerda a las películas de bandoleros, que vida tenia siempre huyendo de la justicia escondiéndose no sólo en la sierra sino, también, en los diversos cortijos y refugios.
    Gracias por compartir. Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Como siempre una entrada muy interesante y muy bien documentada. A mi en particular siempre me ha gustado saber la historia de los bandoleros; de hecho hace tiempo creo recordar que hice una entrada sobre los bandoleros más famosos de España. Para unos los bandoleros eran unos fueras de la ley, saqueadores y asesinos, y para otros unos héroes, que se tiraron al monte hartos de aguantar las canalladas de los caciques y señoritos. Había oído hablar de la mayoría de ellos, sobre todo de "Pasos Largos". Recuerdo que mí padre lo nombraba con frecuencia, ya que aunque era valenciano, creo que había leído la vida del famoso bandolero. Mí madre también solía nombrar al personaje; ya que mí madre era de Antequera.

    Abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  11. Apasionada historia esta de la vida de los bandoleros, tiempos eran en el que uno no tenia seguridad en los caminos como tampoco lo hay hoy en cierto modo.
    Buen documental como siempre.
    Una feliz primavera.

    ResponderEliminar
  12. La historia de los bandoleros, me ha llegado a través del cine. El cine español ha rodado numerosas películas sobre ese tema...sin olvidar la seie de Curro Jiménez de tve.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Qué tiempos aquellos de los bandoleros!!.

    Un reportaje muy bueno e interesante.Excelentes imágenes y una maravillosa información.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. El romanticismo que siempre acompañó a los Bandoleros, la Ley del Silencio, y la Guardia Civil entre dos fuegos. ¡Qué tiempos aquellos!
    Me ha prestado mucho Manuel.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  15. Precioso Manuel, muy interesante. Gran trabajo Manuel. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. ESOS MANES DE ESOS TIEMPOS SÍ QUE ERAN AGUERRIDOS BANDOLEROS. FULLL CRÓNICA.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  17. Los bandoleros andaluces han dado mucho para escribir y también en cine. Muy interesante la documentación y fotografías Manuel. Algunas palabras en la manera de hablar me llaman mucho la atención.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Que historias!!! :-))) Muy interesante.. No lo conocía. Saluditos..

    ResponderEliminar
  19. Los bandoleros tienen un poco ese tinte a lo Robin Hood pero en castizo, se cuentan multitud de leyendas sobre ellos pero lo cierto es que debía ser muy triste tener que estar siempre escondiéndose. Me ha gustado la historia que desconocía.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. tiempos de hombres aguerridos
    Cariños

    ResponderEliminar
  21. Menudo trabajo te pegas.
    Me recuerda a Curro Jiménez.
    La primera foto da miedo, jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Si esos bandoleros tenían un tanto de respaldo popular y el cine nos acerco sus historias.
    Curiosidades de la vida me dieron unas camisetas de Cantillana, pueblo de Curro Jiménez, las cuales les había dado un guardia civil.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Todo siempre ha tenido sus anécdotas incluyendo la delincuencia... conservá la pelleja me sacó del cuadro jajajajaj me hubiera gustado escucharle en su momento, ahora los tiempos y la delicncuencia ha cambiado tanto que es realmente aterrador, besos Manuel y mil gracias por tu apoyo en estos momentos. Besos :*

    ResponderEliminar
  24. El reportaje que nos ofreces sobre estos bandoleros es muy completo. Me ha gustado conocer la historia de estos famosos bandoleros.Estos personajes se tomaban la justicia por su mano y se creían los guardianes del pueblo.
    Gracias por compartir estas historias tan interesantes, que no conocía.
    Un abrazo Manuel

    ResponderEliminar
  25. Me encanta la palabra "Bandolero", yo la uso mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Los bandoleros andaluces siempre fueron respetados por las personas humildes,el cine puso su romanticismo y los elevó casi a la categoría de héroes que despojaban a los ricos para dárselo a los pobres.
    MUy buena entrada Manuel, y como siempre muy bien documentada y relatada.

    Un abrazo con cariño.
    Ángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ángeles.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  27. Gran historia, que parecería novela de no ser por la autenticidad que emana de tu escrito y de tus fotos, estimado Manuel.

    ResponderEliminar
  28. Todo un clásico Manuel, y me ha encantado porque además no conocía mucho al respecto. Buen reportaje amigo. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  29. Buena historia, Manuel, sobre los bandoleros. Un tiempo pasado que regresa con este post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Me ha encantado, Manuel, esta entrada tuya tan bien documentada.
    Es un lujo poder leer tus reportajes, que tanto me aportan.
    Te lo agradezco mucho, querido amigo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  31. Hola Manuel.
    Ya me he puesto al día en toros, sucesos y bandoleros. Aquí, a poco que me despiste pierdo el ritmo jajajaja.
    Biografías con toques simpáticos y cruda realidad, al menos vista desde la nuestra.
    Las fotos de tu archivo tan curiosas y elocuentes.
    Ea, me voy no me vaya a ocurrir alguna "esaborisión" con estos bandoleros.
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no te preocupes que no vas a tener ninguna esaborisión, tengo muchos defectos pero, de esaborío nada de nada.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  32. Todo un canto a la Historia con esas peripecias de los bandoleros por la Sierra de Ronda siendo perseguidos por patrullas de la Guardia Civil.
    Aquí, entre Asturias y León también hubo multitud de bandoleros por los Picos de Europa y demás montes.
    Abrazos y Besines.

    ResponderEliminar
  33. Muy interesante tu entrada. Que bueno que salgan a la luz esos reportajes que tú con tanto mimo guardas. Gracias por compartirlos.

    ResponderEliminar
  34. Boa tarde, documentário perfeito, o bandido Pedro Flores não engana.
    AG

    ResponderEliminar
  35. Una maravilla, ya sabes que este espacio es mi preferido de tu blog. Lo cierto es que me acabo de dar cuenta de que sé bastante poquito sobre los bandoleros y sobre esta manera de vivir en general. Gente dura, seguro, a menudo mitificada y siempre viviendo en el filo de la navaja. No me sorprende, claro, haber investigado un poco más y haber averiguado que no lo cogieron. Vivo, al menos.

    ResponderEliminar
  36. Conocía los bandoleros catalanes, sobre todo Perot Rocaguinarda, llamado "Perot lo Lladre" Pedrito el ladrón, que además sale en la segunda parte del Quijote y parece ser que tuvo un encuentro real con Cervantes.

    Estuve ayudando en la documentación para un libro, y la verdad es que este mundillo tan desconocido para mí entonces me resultó fascinante.

    Así que he disfrutado de este magnífico reportaje que nos has traido, Manuel, mucho, creo que los bandoleros son nuestros "Robin Hood" hispanos.

    En una sociedad tan desigual, donde el pobre vivía sometido a los que poseían las tierras sólo para no morirse de hambre, estos hombres "libres" eran vistos como héroes.

    No sólo se saltaban la autoridad, algo estimulante para el perdedor, sino que además los terratenientes por miedo o por intereses les trataban como si fueran iguales.

    En tu crónica queda claro, los bandoleros han "guardado el sombrero" junto a la parra del patio del Palacio desde siempre.

    La verdad, Manuel, que "Pasos Largos, tiene una pinta bastante inquietante, aparte de que su apodo suena más a indio de las praderas que a hombre de la serranía.

    Creo que entre esos bandoleros admirados y temidos debía haber gente avocada a esa vida por una serie de circunstancias, aventureros, asociales y psicópatas, como en cualquier colectivo que se precie.

    Un placer como siempre, Manuel. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  37. Muy estimado Manuel.

    Excelente crónica con las que una vez nos iluminas la imaginación y la inteligencia.

    No tenia ni idea que existiese en Sevilla una " Casa de Pilatos ", edificada según los planos de la que habitara en Jerusalén el Gobernador de Judea,

    Te dejo mi abrazo pleno de amistad y admiracion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo Ricardo.
      Un fuerte abrazo y feliz Semana Santa.

      Eliminar