jueves, 20 de abril de 2017

Paseo de Caballos, por la Feria de Abril, de Sevilla.

Paseo de Caballos por el Real de la Feria de Abril, de Sevilla
No hay mejor delicia que la mañana en la Feria de Sevilla. La brisa fresca, sutil y perfumada, acaricia los rostros, y la luz reviste  la escenografía de colores chillones y cálidos. En todo parece haber cordial plenitud. Los arrecifes y las casetas revientan de gentes que van y vienen, solemnes y reposadas. De cuando en cuando el aire trae ráfagas de aceite frito que hace pensar en las proezas de las clásicas buñoleras y en los sabrosos "churros" de la tierra, dorados y calientes, de donde reciben el nombre por antonomasia popular: los "calentitos".
Paseando a caballo por el real de la Feria
Los paseos centrales, los andenes de las casetas, bullen rumorosos con la multitud que, eliminado el cansancio de la anterior jornada, vuelve a la Feria, sedienta otra vez de cromatismo delirante, de inyecciones de alegría, de diversión plácida en el fulgor de Sevilla en fiestas. Para la hora del pleno sol, reserva la Feria su más sugestivo espectáculo. Es entonces cuando irrumpe en la doble calzada, arteria principal de la ciudad de lona, los caballistas, que, como tropel de centauros, se desparraman inquietos y nerviosos, bajo el multiplicado arco triunfal de los farolillos, ahora sin luz, pero ofuscantes por la variedad de sus envolturas y de sus tonos.
Antonio Cañero
El caballista, el jinete, encarna, por supuesto, una de las instituciones tradicionales de Sevilla. No se olvide que la cultura andaluza, sevillana si se quiere, representa al decir de Ortega y Gasset, un "sustrato" campesino o agrario, en contraposición con el carácter bélico castellano. El culto a la caballería viene a ser además una costumbre de raza. Se nace para la equitación, como cabalgan desde la infancia el tártaro y el gaucho, o el hombre de Andalucía la Baja. Sevilla ama, pues, la caballería por un sentimiento nativo de la más pura herencia ancestral.
A La grupa del caballo
El caballo la mujer y la rosa eran considerados poéticamente por los árabes, como las criaturas más bellas de las Naturaleza, y nadie ignora cuanta sangre árabe corre por las venas de los lustrosos corceles andaluces.
Caballistas ante las típicas casetas
Este culto al caballo significa por otra parte una revelación de la finura espiritual sevillana. Si para el más agudo idealista de los filósofos griegos el caballo representaba la idea típica del irracional -y no otra explicación semántica se me ocurre para interpretar el término álogos-, el sevillano, cuya sensibilidad no está exenta de idealismo, también concibe al noble bruto como el tipo más bello de cuanto le rodea en el mundo irracional de la Naturaleza.
Desfile de jinetes en el paseo matutino
Pues he aquí, en el real de la Feria y a la plena de luz de la radiante mañana abrileña, al elegante centauro andaluz. No cabalga por necesidad, ni ninguna inquietud le apresura. Viene con regocijo, con deleite, a lucirse. A lucir, primero,  a su corcel que ha abandonado las dehesas feraces o las cuadras cortijeras para que esplenda la gracia, el ritmo, el pelaje, la lámina de su fina escultura. A exhibir después su viril destreza, a ofrecerse en espectáculo, como apunta Salaverría. "Rígido, grave, altanero sobre su caballo al paso, el andaluz no consentiría hacer ningún gesto de mojiganga a estilo de "cow-boy" o de cualquiera otra especie de operador de circo. Tiene un sentido más elevado, más religioso que todo eso, de la sublime función del jinete. La mano izquierda en la rienda, la derecha descansando sobre el muslo, recto y entonado, el caballero de Sevilla, resulta, en efecto, la cosa más bellamente decorativa que puede imaginarse".
Un alto en el paseo
Aún resalta más la gallarda fisonomía del caballista con la decoración que le presta el vestuario. Sobre la silla vaquera las fundas de cuero de los zajones fortifican la perspectiva de sus musculosas piernas, que se abrazan al caballo con solidez precisa para el perfecto equilibrio del torso. En la cintura la faja coloreada, en el pecho la chaquetilla corta, que ciñe sin presión el busto, como si pretendiera dejarlo más libre para el contoneo, o para la solemne y estatuaria rigidez. En la cabeza el sombrero, ancho de alas para sombrillear el rostro, como recuerdo y ejecutoria de la vida campera. Con este talante, el buen jinete, presume de naturalidad, es decir, no alardea del ejercicio de la cabalgadura, porque lo aprendió sin sentir en sus infantiles años o porque se lo ha impuesto la práctica de sus trabajos perentorios. Y una y otra vez cruza el ferial, sin otro objeto  que el de hacer acto de presencia allí, como uno de tantos jinetes, para demostrar que en Sevilla, el cabalgar es virtud típica de la raza y timbre del temperamento vernáculo.
Una bella amazona
Pero no solo de exhibe la equitación masculina en el paseo mañanero de la Feria, como sise tratara de presentar un castizo museo de jinetes de la tierra, acreditativo de que exclusivamente los hombres saben cabalgar. En Sevilla se hace caballera también la mujer y el arte ecuestre no pugna con la gracia clásica de su dulce feminidad. Ved, como un regalo de la mañana clara y aromática, a la gentil amazona, con el traje romántico de terciopelo negro, perniabierta sobre el noble bruto, embutida en la chaquetilla corta y tocada con el pañuelo de seda bandoleril y la monterilla con barbuquejo. O sentada femeninamente en la enjaezada silla vaquera, con la falda ampulosa y la chaqueta viril, bajo el recortado y garboso dosel del sombrero ancho.
Con la airosa mantilla blanca
Pareja a la grupa
Todavía, nos resta una tercera estampa de caballista. Se trata de la pareja ecuestre, tan común en la feria abrileña, como en las fiestas romeras. El jinete cabalga adelantándose sobre la montura y en la grupa del corcel se asienta la hembra. El empuña el correaje y conduce con majestad el ritmo de la marcha. Ella, despreocupada de la equitación, guardando el equilibrio con la mano asida al busto del mozo, se exhibe en su belleza femenil con el traje de gitana cuajado de volantes y lunares, o el indumento vetusto y clásico de muchos años atrás que lucio la abuela, o en fin, la calada mantilla blanca de encajes que ensalza la gracia del rostro con la alta peineta de carey o de concha, verdadera diadema real.
Otra típica pareja
El diestro Arruza con una sevillana
A caballo por el ferial
Dos amazonas
Grupo de caballistas
Toda esta gama de tipos ecuestres se da cita y encuentro en las calzadas llenas de sol. Y allí relucen en el delicioso paseo matutino el rumbo en el vestir, el garbo en el montar, la bizarría y apostura del jinete, la gracia fuerte de la amazona, la armonía de la pareja.
Juanito Belmonte y Alvaro Domecq paseando por la Feria
Un tronco de caballos ataviados a la sevillana
Por entre ellos avanza a veces, el coche enjaezado, como un solio errante entre el clamor de las gentes, que admiran sus troncos fastuosos y sus ricos arreos típicos, desde el labrado de los atalajes hasta el trenzado caprichoso de colas y crines con coloreadas cintas, o las moñas y los collarones de campánulas y cascabeles que parecen acompasar el ritmo de su marcha. En el pescante, rígidos y graves van los cocheros vestidos a la usanza antigua y sobre la capota o en el interior, las guapas mozas que se exhiben en el esplendor de sus vestes polícromas, con todo el ampuloso vuelo de sus faldas de volantes, el pañolón en el busto y la mantilla y la peina con flores, esmaltando la belleza de la cara en sonrisas.....
Un coche enjaezado a la usanza típica
Otro coche típico
El clásico coche andaluz en el paseo matinal
También en los coches lucen sus galas castizas las mujeres sevillanas

78 comentarios:

  1. Com me gustaría estar en medio de ese revuelo de fiesta y alegría, disfrutando de cerca todo lo que nos cuentas.
    Gracias Manuel por llevarnos de la mano por tan bonito, elegante y ameno paseo.
    Un buen día y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. Una feria muy vistosa, en la que lucen palmito las chicas hermosas, los caballos de bella estampa y los caballeros altivos, todos ellos admirados y envidiados por los que sólo sabemos de ello por tus buenas explicaciones. :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Una belleza sin par este relato que has hecho y que me ha sonado de lo más romántico, lleno de color e imágenes que me han traído el perfume de esta tierra sevillana vistiendo sus mejores galas para la feria.
    Unas estampas preciosas las que nos presentas de los caballos y caballistas, que se disfrutan con la mirada, pero quien lo disfruta de verdad son los que se lo pueden permitir, gente pudiente sin duda.
    Me ha encantado esta entrada Manuel, como me encantaría conocer esta feria, solo he estado en la de Córdoba, y la verdad es que lo pasé estupendamente.
    Un abrazo.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anímate amiga, que seguro que la vas a disfrutar.
      Gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Imagenes preciosas Manuel. Espero poder venir algún año a la feria de Sevilla!

    ResponderEliminar
  5. ¡Ya vamos a estar en la Feria!
    Siempre me ha gustado porque aunque pasen los años y cambie la estética de los trajes, la esencia de esta fiesta es la misma: desde los postes de las calles, a las casetas, el albero...
    Gracias por este paseo por las Ferias de antes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel.
      Y que pases una buena Feria.

      Eliminar
  6. preciosas imagenes y postales, una entrada fantastica, saludos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  7. Que bonita entrada Manuel, me encantan las fotos y es una maravilla poder leer tus comentarios. Que tengáis unas felices fiestas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Manuel, abril es Sevilla y Sevilla es Abril.
    Magnífica crónica de una parte matutina de la feria que con los caballos y sus carruajes lucen aún más bonitas las sevillanas que con alegría se engalanan para su feria.
    Felicidades por la recopilación de fotografías que son un gusto de admirar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muya amable Miguel.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  9. Los carruajes, las bellezas desfilando, la elegancia en cada toque, ha sido maravilloso y especial venir hoy a leerte, me ha encantado!!!!!!!!!! un besote Manuel, espero te encuentres con salud en unión de tu familia :*
    pd. Como me encantan esos vestidos de lunares y las peinetas :D

    ResponderEliminar
  10. Qué preciosidad Manuel, y cómo han cambiado los trajes de flamenca. Son unas fotos estupendas. Poquito queda ya... ¡qué ganas! Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala.

    ResponderEliminar
  11. EXCELENTÍSIMAS IMÁGENES!!!! NO SÉ COMO LE HACES PARA COMPARTIRNOS TAN EXCELENTES POST.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho trabajo de campo, querido amigo.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  12. ¡Me encantan las fotos Manuel!Ya falta poco para volver a ver estas magníficas estampas,que siempre se repetirán en cuanto a colorido y belleza, aunque con nuevos jinetes, nuevas amazonas y mujeres ataviadas con sus trajes típicos y cocheros elegantemente ataviados. ¡Qué bonito pasear por la feria y contemplar los carruajes y los caballos! Precioso reportaje, sí señor.
    ¡Te mando un cordial saludo y un beso! ¡Feliz Feria!

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado esta entrada. Con las ganas que tengo yo de ir a esa feria. Un abrazo y buen finde.

    ResponderEliminar

  14. Manuel, que preciosidad de entrada. Como no podía ser de otra manera, el paseo de caballos es una señar de identidad de la Feria de Abril, en Sevilla. Fantásticas fotografías, que muestran el evento, qué preciosidad de Feria y qué bonito lo pintas!
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Cristina.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Me gustan todos los animales, pero los caballos me encantan. Hoy me tocaste la fibra con esa feria que presume de ellos. También los caballistas, aunque para mí quedan en segundo plano sin dejar de reconocer que el conjunto es de impresión.
    Un trabajo que te ha salido de dentro.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  16. Adoro los caballos, Manuel, la única vez en mi vida que tuve algo de dinero de golpe me compre uno y lo monté por campos y veredas, al paso, al trote largo y al galope.

    Mi sabio caballo se adaptó a mi torpe manera de montar, y me adoptó como parte de él.

    Así que imagina lo que he disfrutado con esta excelente crónica.

    Sólo por ver si todavía esta parte de la Feria que nos relatas sigue así, son ese tronio y elegancia, hasta sería capaz de pasearme en plena Feria por Sevilla, pese a que me dan miedo las masas y el calor me vuelve loca, bueno, más loca de lo habitual.

    Las fotos una pasada, Manuel, todas, y el lenguaje una delicia, me encantó eso de "perniabierta sobre el noble bruto"

    Muchos besos,

    ResponderEliminar
  17. Bonitas estampas, preciosas, y que se disfrute mucho de esa maravillosa Feria.

    Abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  18. Bonjour cher ami,

    Des photos fantastiques qui évoquent de merveilleux souvenirs ! Un véritable plaisir...

    Gros bisous 🌸

    ResponderEliminar
  19. Un pasado o un presente la feria de Abril debe de ser algo maravilloso poder estar allí, así como la Semana Santa.
    Quizás algún día pueda presenciar un recorrido tan bonito.
    Un feliz domingo.

    ResponderEliminar
  20. Buen reportaje todo un esplendor Saludos

    ResponderEliminar
  21. Qué bonitas fotos!!.

    Hermosos y nobles los caballos.

    Felices días y a disfrutar de esa bonita feria.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Nunca he visto la Feria de Abril de Sevilla Manuel, pero de tu mano he hecho un buen paseo por el Real que me ha encantado. Las imágenes son magníficas pero la de Arruza con su buena planta es ¡Genial!. Gracias por tan detallada información.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Que bonito lo has contado, Manuel.
    Hace tres años que no voy a la Feria de Sevilla, pero estoy deseando volver.
    Largos años de vivir en la capital andaluza, me han llevado a saborear cada año el paseo de caballos y ver bailar sevillanas en las casetas con tanto arte y tronio.
    Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  24. Una estampa muy colorista, el desfile de jinetes a caballo, acompañado de una bella mujer ataviada con el vistoso traje de flamenca.

    En varias ocasiones,he estado en esa feria y he disfrutado muchísimo.

    Besos

    ResponderEliminar
  25. No importa la época.. la Feria de Abril es uno de los grandes acontecimientos de Sevilla, me encanta. Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Me sentí a caballo allí, amigo Manuel. Y muy cómodo.

    ResponderEliminar
  27. Belas fotos e registros históricos. Parabéns e um grande abraço

    ResponderEliminar
  28. Me parecen tan bonitos esos caballos, esos vestidos y esa fiesta que imagino muy alegre.
    Me ha gustado leerte y ver esas fotografías que con color seguro que no serían muy diferentes ahora.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Manuel muy bonitas las fotos, me gusta mucho la fotografía. Un saludo desde Almería

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Trini, y bienvenida.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  30. Magnífica entrada la de hoy en la que logras contagiarme el carácter festivo de esas fiestas únicas.
    Aunque he estado más de una vez en Sevilla, no han coincido mis viajes con esas fechas en la que se vive, se siente y transmite esa alegría de festejos tradicionales.
    Preciosos caballos y ese desfile en el que se pone ilusión y corazón.
    Cariños y buena semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
  31. Hola Manuel,me ha encantado la recopilación de fotos antiguas con tus letras.Como siempre es un placer leerte, una vez te comente que deberías unir todas las entradas del blog y hacer un libro, yo te animo hacerlo. Disfruta de esta semana de feria. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Enca, pero que más quisiera yo de tener tiempo para ello.
      Un beso.

      Eliminar
  32. Manuel, como siempre muy buena información y buenas fotografías. Es un encanto estas tradiciones. Un saludo cordial. Goriot.

    ResponderEliminar
  33. Y tan bella, la bella amazona :) Supongo que el año pasado por estas fechas ya te lo diría, pero es que es lo que me sale decir siempre con estas cosas... tengo taaaaaaaaan pendiente visitar algunas de las ferias de andalucía, ¡no he estado en ninguna!

    Y todos los andaluces que conozco no hacen más que recomendarme unas u otras, tienen que estar fenomenal. A ver si para el 2018 puedo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu mismo, solo es cuestión de desconectar un poco.
      Gracias, y un abrazo.

      Eliminar
  34. Que poderío!!! qué de historias se habrán vivido en la archi-famosa feria de Abril. Muy bonitas y evocadoras imágenes.. Buen fin de semana..

    ResponderEliminar
  35. Bom dia, as belas fotos antigas trás a beleza no tempo da Sevilha maravilhosa.
    AG

    ResponderEliminar
  36. !Que bella estampa ! como diría Mª Dolores Pradera. Fotografías preciosas y un estupendo relato.
    Siempre he tenido deseos de ir a la Feria porque Sevilla es una ciudad que enamora.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, y anímate el año que viene.
      Besos.

      Eliminar
  37. Qué maravilla Manuel ver estas postales de las ferias de antes, aunque cambie mucho la estética, la esencia permanece.

    Que pases una feria inolvidable !!

    ResponderEliminar
  38. Describes la feria y sobre todo el paseo a caballo que me parece estar allí. Disfruta y tómate una copita a la salud de todos tus seguidores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar