miércoles, 31 de mayo de 2017

De compras por la calle Alvarez Quintero


Calle Alvarez Quintero, de Sevilla.
Esta céntrica calle de Sevilla se extiende desde la Plaza del Salvador hasta la calle Alemanes, o lo que es lo mismo, desde la Iglesia del Salvador hasta el Sagrario de la Catedral hispalense. La Calle Álvarez Quintero tiene un primer tramo, desde la Plaza del Salvador hasta el cruce con Chapineros, que se podría denominar de primer orden. Este tramo, el más ancho de la calle, o sea la que da frente a la calle de las cárceles, se llamó en tiempos atrás Plaza de los Listoneros; De los Polaineros y Cruz de los Polaineros. La barreduela que se halla en su acera izquierda se llamaba, Plaza de la Avería. Desde la calle Chapinero hasta la de Conteros, se llamó Calle de Ropa Vieja y calle de las Escobas; y el punto que da frente a la calle Chicarreros, estaba rotulada como Virgen de la Barbanera.
El segundo tramo que es la parte más angosta de la calle, y considerada de segundo orden, se llamó en tiempos, como Calle de los Talabarteros; de los Cordoneros, y por último, toda la calle completa se rotuló como calle de los Mercaderes.
Además de los diversos establecimientos que vamos a ver a continuación, hubo en esta calle en el nº 13 la Casa de Socorro llamada de los Mercaderes; en el nº 35, uno de los más sobresalientes establecimientos de su clase, del diamantista D. Manuel González de Rojas, proveedor de SS. AA. y de los señores Duques de Montpensier.; en el nº 70, la Imprenta y Redacción de el periódico "El Oriente".
Y por último en la casa nº 36 nació el notable pintor, Don Rafael García y Martinez, conocido por "El Hispaleto"
Farmacia "Murillo Campos"
Alvarez Quintero 2
En este local que ocupa la farmacia conocida como la "Del Salvador" estuvo en el siglo XIX la botica de "La Rosi" y posteriormente fue zapatería, hasta el año 1897 que fue fundada por D. Aurelio Murillo Herrera. Los enseres de la Farmacia Murillo del Salvador (botes de cerámicas, estanterías y mostradores de caoba) deben de conservarse por su interés etnológico y antropológico, tras su inclusión en el catálogo del Patrimonio Andaluz. 
Corsetería "Central"
Alvarez Quintero, 2
Fundada en los años treinta del pasado siglo por el marido de la última propietaria, viuda de Angel Iruzubieta que la tenía por herencia. Hubo antes una mercería/perfumería.
Perfumería "Uclés"
Alvarez Quintero, 4 y 6
Se desconoce la fecha de fundación. Se sabe que fue fundada por el padre de los actuales propietarios (S.L. Uclés), que la tienen por herencia. Se desconoce que había antes, pero en el nº 4 todavía quedan los rótulos que anunciaban una guantería.
Joyería "Drexel"
Alvarez Quintero, 18
Antológica joyería del comercio tradicional sevillano, que fue fundada en 1931 por un comerciante alemán, Don Patricio Drexel Dempf, que había venido a Sevilla en 1925 y que aquí se quedó ya toda su vida. Por esta razón en la Sevilla de la época, el establecimiento era conocido como "La Bisutería del Alemán". A la muerte del señor Drexel en 1950, uno de los empleados de la casa don Venancio García José, continuó con la titularidad del negocio del que es actual propietario. Esta tienda conserva aún, una serie de muebles de ébano de su inauguración.
Tejidos y Confecciones "Maru"
Alvarez Quintero, 11
Fundada en 1941 por el titular D. Antonio de la Haza Hernández. En la actualidad está regentada por un hijo. Se sabe que antes era taberna; y por el anuncio que vamos a ver a continuación queda demostrado que, en la primera década del pasado siglo, tuvo allí su negocio D. Antonio Ocaña. Lo que desconocemos es, durante cuantos años.
Obrador de Calzado de Lujo "Antonio Ocaña"
Alvarez Quintero, 11 (Anuncio de 1910)
Joyería "Reyes"
Alvarez Quintero, 14
Joyería Reyes nació en la calle Francos en 1890, hasta que en 1901 se traslado a su actual emplazamiento en la calle Alvarez Quintero. Fundada por un cordobés afincado en Sevilla, D. José de los Reyes Gómez. Este prestigioso negocio mantiene inalterable tanto su fisonomía como la decoración interior.
Tejido y Confecciones "Al Siglo Sevillano"
Alvarez Quintero, 21
Fundada en 1883 por un antepasado de D. Fernando Ramirez, que la tiene por herencia. Antes eran textiles en general. Ahora están más especializados en deportes. Desde los años cuarenta, este establecimiento tiene por costumbre poner a modo de reclamo, un maniquí vestido de nazareno, lo que, subiendo por la calle Chicarreros, hace que parezca que efectivamente hay un nazareno asomado al balcón.
Almacenes de Ferretería "Graciani Hermanos"
Alvarez quintero, 24 y 26 (Anuncio de 1912)
Bazar Victoria
Alvarez Quintero, 24 y 26 (Anuncio de 1929)
Fábrica de Tejidos "Carrillo y Hernández"
Alvarez Quintero, 40 y 42 (Anuncio de 1912)

Almacén de Bisutería, Quincalla y Juguetes "Abascal y Ruiz)
Alvarez Quintero, 41 (Anuncio de 1910)
Por lo que podemos leer en este anuncio, estos grandes almacenes se fundaron en el año 1837, y como curiosidad, eran los únicos depositarios del acreditado papel de fumar ZIG ZAG para Andalucía, Gibraltar y Marruecos.
- - * - -
Tejidos y Confecciones "La Nueva Ciudad"
Alvarez Quintero, 44
Fundada en 1926 por tres socios, Miguel Lozano, Sebastián Rojo y Fernando Moreno, antiguos dependientes de otra casa del mismo ramo, "La Ciudad de Londres". Los propietarios que forman la actual S.A. son la tercera generación. La actual tienda es el resultado de sucesivas ampliaciones y reformas. Se puede considerar como la parte más primitiva la zona cercana a la fachada con calle Alvarez Quintero, esquina con calle Chicarreros. El esplendor que conoció La Nueva Ciudad  fue tal que el negocio se amplió con otros locales anexos que llegaban hasta la Plaza de San Francisco. Era muy visitado por familias enteras de los pueblos de Sevilla. (Creo que cerró sus puertas sobre el año 2005)
- - * - -
Confecciones de Mantones "Feliciano Foronda"
Alvarez Quintero, 52
Se desconoce la fecha en que fue fundada por don Juan Foronda, un riojano que llegó a Sevilla en 1923 y que puso su primer negocio en la calle Sierpes.  Padre del actual propietario, D. Feliciano Fernández, que la tiene por herencia. De aquí se exportan mantones para todo el mundo. Posiblemente antes, dada su extructura de casa-patio, era vivienda.

También pueden ya ver en este blog, lo siguiente:


64 comentarios:

  1. ¡Qué gustazo ver estas reliquias, Manuel!
    Es muy de agradecer estos documentos tan valiosos que forman parte destacada de la historia de nuestra amada Sevilla...
    El Comercio Sevillano por aquellas calendas creó escuela.
    Yo también en su día le hice una entrada a Joyería Reyes. Fueron su personal especializado quienes atendía a la Reina Victoria Eugenia en Sevilla, y la corona de la Virgen de la Macarena, (el barrio donde nací), la elaboraron en su taller)...

    Esta entrada merece una docenita de besotes y un ¡Viva tu menda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga, y docena y media para ti.

      Eliminar
  2. Es curioso como en esta calle se han producido cambios importantes en la estética de los comercios pero también otros siguen casi tal cual.
    Un placer poder pasear a través del tiempo gracias a tus posts Manuel.
    Besitos y que tengas una muy feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Preciosos los comercios de la calle, las fotos son una maravilla. Impresionante el reportaje que nos muestras. Saludos Manuel.

    ResponderEliminar
  4. Fotos antigas me agradam muito,principalmente conhecendo um pouco de sua história.
    Um abraço.
    Élys

    ResponderEliminar
  5. ESOS ANUNCIOS MUY SIMPATICOS: OBRADOR, VIUDA DE...
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  6. Me encanta este bonito recorrido por estos comercios tan representativos.

    Todo un placer ir de compras por Sevilla.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hoy me has enseñado una palabra que no conocía; Barreduela. Bueno, eso aparte del cambio de nombres en las calles, ajustados a la modernidad de los más o menos oficios.
    Muy bueno y entrañable el recorrido.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  8. Como siempre tesoros de un pasado del los que uno disfruta mirando estas fotografías y conociendo su historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un paseo histórico realmente interesante...

    Gracias

    ResponderEliminar
  10. Un reflejo del pasado precioso, y un trabajo el tuyo muy hermoso, mostrando esas tiendas tradicionales con tanto encanto que en toda ciudad van desapareciendo para dar paso a otras más simples, llevándose el estilo tan preciado de aquellas épocas...
    Me ha encantado ir paseando por la calle con ese nombre ilustre de los Alvarez Quintero que supongo serán los hermanos.
    Preciosas las fotografías.
    Un abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  11. Pregunta: ¿quedan visos algunos de esrtos negocios de ogaño? Porque las farmacias suelen seguir de generación en generación, incluso conservando, si no el nombre, por lo menos el mobiliario intacto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Carmen, quedan algunos e incluso manteniendo ese sabor a añejo, que nos muestran las fotografías.
      Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Hola Manuel, felicidades sinceras por el trabajo tan cuidado y meticuloso y que evidentemente no se prepara en cinco minutos. Ha sido un placer visitar esta calle sevillana y aprender con ello. Gracias también por añadir un enlace a mi nombre en tu blog, un inmerecido honor. Un gran abrazo desde ya, y esperando con ganas nuevos trabajos tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un placer, Miguel, porque tu trabajo bien que lo merece.
      Gracias, y un abrazo.

      Eliminar
  13. Mi querido Manuel, creeme que aquí en Lima, aún hay tiendas que llevan su sello de siempre, sus balcones, su planta baja con portales, no te puedes imaginar, han sido convertidos en tiendas muy comerciales sin perder la esencia de su belleza de arquitectura, asi como Confecciones Maru por ejemplo o como la Joyería Reyes ;) ....bella tu entrada de hoy un abrazo con todo cariño :*

    ResponderEliminar
  14. Como han cambiado las cosas en todas nuestras hermosas ciudades, ahora tan uniformadas. Es una pena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Vamos que por esta calle paseaba la creme de la creme de Sevilla... Muy interesante.. Que tengas buen fin de semana..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana.
      Gracias e igualmente.

      Eliminar
  16. Me encantan los nombres que antiguos que tenían las calles, las imágenes y tu buen hacer guiándonos por todos esos comercios lo han hecho muy interesante, me quedo con la Joyería Reyes y la Farmacia Murillo. Gracias Manuel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Sevilla es una ciudad hermosa, buen trabajo!
    saludos

    ResponderEliminar
  18. Seguro que las tiendas que actualmente ocupan esa calle no tienen ese glamour y muchas de ellas nada tienen que ver con estas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas quedan todavía, y se mantienen interiormente igual que hemos visto en la fotos.
      Gracias, y un abrazo.

      Eliminar
  19. Un repaso a una calle de Sevilla, siempre aprendemos con tus entradas. Un abrazo, Manuel.

    ResponderEliminar
  20. Sempre interessanti e stupende le immagini che posti.
    Buona domenica

    ResponderEliminar
  21. Que ilusión me ha hecho, Manuel pasear de tu mano por esas calles que tantas veces recorrí sabiendo la historia de los viejos comercios.
    Hasta me he emocionado y todo.
    Amo Sevilla, sus gentes y su calles de manera muy particular.
    Te lo agradezco de verdad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Estuve con gusto, Manuel, en la calle Álvarez Quintero y me sentí auténticamente en el pasado.

    Saludos australes.

    ResponderEliminar
  23. Impresionante como siempre compañero, pues mira, francamente cuando estuve en Sevilla no recuerdo si pasé por tan emblemática calle. Para la próxima visita, te garantizo que la tendré en cuenta.

    Abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  24. Esta vez chapeau,por esa buena colección

    ResponderEliminar
  25. Un gusto encontrarte, de nuevo, por las calles de los blogs. Muchas gracias por tu amable comentario. Siempre serás bienvenido.
    Eres un buen historiador, Manuel, con interesante documentación gráfica. Ese tipo de anuncios también se veían en mi Ecuador. Ahora ya casi no se leen algunos titulares, como "Botica", suplantado por "Farmacia".
    Que pases un buen verano.
    Un abrazo en la distancia.

    ResponderEliminar
  26. Bom dia, maravilhosa partilha da historia que ficará para sempre, hoje tudo está diferente, talvez para pior,
    AG

    ResponderEliminar
  27. Madre del amor hermoso, Manuel, qué mañana de compras llevo, y lo bueno es que disfruto un montón sin que se resienta mi economía de guerra.

    ¿Cómo alguien se puede resistir a entrar en unos Grandes Almacenes que venden "Bisuteía, Quincalla, Juguetes y Objetos de Fantasía?

    Me quedo un rato merodeando por aquí, Manuel, y cuando descanse de tanto trajín, nos vemos en por la calle Sierpes.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  28. He estado trasteando por google para comparar tus postales con como son (más o menos) esas calles hoy en día, por si reconocía algún rincón. Y no ha habido suerte, menuda faena, pero al menos he disfrutado de la búsqueda de calles.

    ResponderEliminar
  29. me recuerda mi niñez, cuando alguna vea que otra he acompañado a mi padre por algunos almacenes sevillanos, pero por más que lo intento no puedo recordar ni el nombre del establecimiento ni la calle donde estaba ubicado, ahora deben estar ya desaparecidos.

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Bonjour,

    Je découvre toujours avec un immense plaisir votre publication... Une belle manière de se nourrir des paysages et quartiers d'autrefois.

    Gros bisous

    ResponderEliminar
  31. Gracias por tan buena información. Besitos.

    ResponderEliminar