jueves, 10 de agosto de 2017

Fotos antiguas de Torremolinos (Málaga)


Torremolinos (Málaga)
Torremolinos, a principios de los años veinte era casi un desconocido pueblecito, una verdadera colonia veraniega, ya unida a la capital y dotada de todas las exigencias gratas a la estética, y al confort moderno.
Torremolinos, en el año 1927 ya podía decirse, que era otra Caleta malagueña, que rivalizaba con otros pueblos de la costa en belleza de perspectivas y en la armonía y comodidad de sus edificaciones.
Don Antonio Girón, inteligente contratista de obras, a cuyos trabajos e iniciativas se debe, la transformación de Torremolinos.
De este rápido progreso -en apenas cuatro años-, fue promotor principal un malagueño entusiasta, el contratista de obras, don Antonio Girón, que en tan corto tiempo levantó calles enteras de hermosos hotelitos, que formaban ya una verdadera barriada aristocrática.
Grupo de hoteles en la calle de Girón, centro de la colonia forastera.
Lo que en tan poco tiempo era un pueblecito costeño de pescadores y labriegos, iba camino de convertirse rápidamente, en la playa de Andalucía.
Pintoresca vista de la nueva barriada de Torremolinos, construida en la carretera de Málaga a Cádiz.
La playa de Torremolinos, y a la izquierda, uno de los hoteles de reciente construcción.
La abundancia y bondad de sus manantiales, la templanza inalterable del clima, su pintoresca situación ante el Mediterráneo; la facilidad y rapidez de las comunicaciones, hacía de Torremolinos un lugar de excepción, y justificaba los propósitos del Ayuntamiento de Málaga, de hacer del pueblo, ya unido a la capital, la máxima atracción de la temporada veraniega en Andalucía y fuera de ella, capaz de rivalizar en belleza, en comodidades y concurrencia, con las más famosas playas norteñas.
Una casa de la calle de Girón.
Uno de los quioscos de la "Casa del Inglés", finca construida sobre un grupo de rocas, que avanzan sobre el mar.
A petición del pueblo, el Gobierno concedió la Medalla de Bronce del Trabajo a don Antonio Girón Girón, maestro de obras que en Torremolinos, supo construir una barriada moderna, espléndinda muestra del esfuerzo del hombre sobre el gran escenario brindado por la Naturaleza. En honor de este maestro de obras se celebraron varios actos de homenaje, rebosantes de cordialidad. Entre ellos, en Torremolinos un banquete, en que el alcalde de Málaga, general Cano, impuso al homenajeado la Medalla concedida a sus méritos de trabajador.
Pintoresca vista de "El Bajondillo", rincón del viejo Torremolinos.
Antes, la expansión urbana de Málaga se dirigía hacia la zona oriental de la Caleta, del Pedregalejo, del Valle de los Galanes, del Palo, del que que dijo el saladísimos autor cómico Vital Aza que en Málaga, hasta ir al palo (sinónimo popular de la horca) era un viaje de placer. La facilidad de comunicaciones por tranvía, justificaban esa expansión, pero la zona occidental de Málaga no desmerecía en nada de la oriental, por la belleza de los paisajes. El establecimiento de los ferrocarriles suburbanos que pusieron en comunicación con la capital, a importantes pueblos de la provincia, y entre ellos el vecino inmediato de Torremolinos, abrieron con la facilidad de las comunicaciones, el inicio de la expansión urbana hacia Occidente, y con ello el periodo de prosperidad de la localidad con tan poético nombre denominada.
La calle de San Miguel, y al fondo la magnífica finca de Barrabino.
 Antigua plaza de la Constitución, hoy plaza Costa del Sol, y calle San Miguel.
En el año 1929 el ilustre y benemérito doctor Lazárraga, inauguró un Sanatorio Marítimo, el segundo que se erigió en España, y donde las auras marinas, de consuno con los aíres sanos de las inmediatas sierras, sirven de confortante a la salud y al ánimo.
Por eso fue Torremolinos lugar elegido para ser de asiento, a las colonias escolares, que en las vacaciones estivales se derramaban por la playa, donde la arena servía de pretexto a incipientes arquitectos para trazar sus primeros ensayos constructivos.
La colonia escolar madrileña que, aprovechando la benignidad del clima malagueño, visitaron Torremolinos, bajo la dirección de la ilustre profesora, doña María Quintana, recorriendo el mapa de España, en relieve, de la Escuela jardín, de Torremolinos,
Modernos hotelitos se alzan entre el mar y la vía férrea, en uno de los sitios más admirables de la costa, y debido al esfuerzo meritísimo de D. Antonio Girón.
Pero lo que ocurre con la población de Torremolinos a veces, es lo que acaece en la vida con las personas. Dos personas se conocen, se gustan y simpatizan, y acaban amistándose perdurablemente.
Un viajero más o menos aburrido, visita una localidad, se enamora de ella, y acaba avecindándose en ella.
Y así va aumentándose el censo de población de Torremolinos, por que la mayor parte de sus visitantes, acaban enamorándose  de las  bellezas de tan lindo pueblo malacitano.
Un antiguo caserío blanco y humilde de pescadores, que se asienta a lo largo del mar Mediterráneo.
Caprichoso parque de una residencia señorial.
Pérgola sobre el mar.

16 comentarios:

  1. Torremolinos un recuerdo muy antiguo que tengo y solamente de la playa, pues fue un paso por allí de un fin de curso de mi hija la mayor con el colegio al que me uní yo, (para, se suponía ayudar a las monjas a vigilar a las adolescentes en el viaje, jajaja).
    La pena de estos pueblos costeros tan pintoresco en principio, es que se van masificando con el tiempo, pero sin ninguna duda, su encanto queda intacto.
    Preciosas las fotos Manuel, igualmente que la exposición que haces de sus virtudes.
    Un placer visionar y leer tu entrada.
    Un abrazo y buen, lo que queda de verano.

    ResponderEliminar
  2. Boa tarde, pela fotos Torremolinos antigo era bonito, hoje é está diferente, é um cidade turística, as fotos são lindas.
    Continuação de boa semana,
    AG

    ResponderEliminar
  3. Manuel, muy interesantes tus datos históricos así como las fotografías. He vistado varias veces Torremolinos y en una de tus fotos he observado el El Bajondillo que nos lleva a la playa.
    Un saludo cordial de Goriot.

    ResponderEliminar
  4. En el 75 estuve en Arroyo de la Miel de veraneo, volví al año siguiente. Por entonces las vacaciones, al menos para nosotros, eran a mes completo, por lo que recorrimos toda la costa desde Gibraltar hasta Almería. En ese tiempo ya no era Torremolinos lo que se ve en esas románticas fotos que nos muestras.
    Como de costumbre un placer leerte.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  5. Un buen reportaje pero una pena que de aquel Torremolinos no quede nada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Preciosas las fotografías. Me encantan las fotos antiguas. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho tu reportaje sobre Torremolinos.
    La belleza de los paisajes naturales,va desapareciendo con el progreso. Este es el precio que hay que pagar para esta sociedad del bienestar.A pesar de todo, el encanto de Torremolinos prevalece.
    Todas las fotografías que nos muestras son muy bonitas
    Un saludo cordial Manuel

    ResponderEliminar
  8. Muy chulo el post, quien te ha visto y quien te ve Torremolinos.. :-))) Feliz domingo

    ResponderEliminar
  9. Dista bastante de lo que es el Torremolinos actual, que es el que yo conozco. La transformación ha sido grande.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Manuel, ya tenia ganas de pasearme por tu blog, siempre tan lleno de información.
    Dista mucho el Torremolinos actual del de aquella época, pero el paso del tiempo es para todos y los cambios cuando volvemos la vista atrás son impresionantes.
    Como siempre me has hecho disfrutar con tan agradable narración.
    Hasta pronto, abrazos

    ResponderEliminar
  11. No conozco Torremolinos pero, como siempre, me ha gustado mucho tu gran reportaje.

    Un fuerte abrazo,

    ResponderEliminar
  12. No conozco Torremolinos pero me puedo hacer una idea de que ese pueblecito de pescadores, convertido en lugar de veraneo se acabó transformando en una ciudad costera de altos edificios y hoteles concurridos a partir de los años 60. Algo así como Benidorm, por ejemplo. ¡Qué cambios!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Dan ganas, amigo Manuel, de llamarle a Málaga...¡Buénaga!

    ResponderEliminar
  14. Bonita ciudad. cuando estuve me gustó mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Esta entrada me ha recordado los dos veranos que he pasado mis vacaciones en esta bonita ciudad y que con mucho gusto volvería pero mis circunstancias han cambiado y ya no puedo hacerlo.Saludos cordiales

    ResponderEliminar